Sincronización

La sincronización es un mantenimiento preventivo que consiste  en cambiar  las  partes  y  limpiar    los  componentes   del    motor  que intervienen  en  el  proceso  de  combustión:  inyectores,  cuerpo  de aceleración,  bujías,  cables  de  alta  tensión  y  filtros   de  aire   y de combustible,  piezas  desgastadas   normalmente   por   el   paso  del tiempo y uso de tu vehículo.

Es importante realizarla cada 20.000 kilómetros , con la intención de mantener  la  maquinaria  funcionando  en  optimas   condiciones  y prevenir desgaste excesivo.